Omite el contenido

Alquileres de lujo en Marrakesh

Encuentra y reserva alojamientos únicos en Airbnb

Los alquileres vacacionales de lujo mejor valorados en Marrakesh

Los huéspedes están de acuerdo: estas estadías están muy valoradas por su ubicación, limpieza y otros aspectos.

Villa Zin
LUXE
Villa entero · 16 huéspedes · 8 camas · 8 baños

Villa Zin

Dar Moucha
LUXE
Villa entero · 12 huéspedes · 6 camas · 6 baños

Dar MouchaPalm-lined designer villa near Atlas Mountain

Palais Tika
LUXE
Villa entero · 16 huéspedes · 12 camas · 11 baños

Palais Tika

Alojamientos de lujo para todos los estilos

El alojamiento ideal para tu próxima escapada de ensueño

  • Alojamientos destacados
  • Reservas flexibles
  • Alojamientos listos para reservar

Comodidades comunes en los alojamientos de lujo vacacionales en Marrakesh

  • Cocina
  • Wifi
  • Piscina
  • Estacionamiento gratuito en las instalaciones
  • Aire acondicionado
  • Propiedad cerrada

Otros alojamientos de lujo vacacionales en Marrakesh

LUXEVilla entero
Dar Tifiss
$1,031 por noche
LUXEVilla entero
Villa Mexance
$1,466 por noche
LUXEVilla entero
Villa Shah
$945 por noche
LUXEVilla entero
Villa Jardin Nomade
$1,754 por noche
LUXEVilla entero
Hambay
$2,126 por noche
LUXEVilla entero
Dar El Sadaka
$4,017 por noche
LUXEVilla entero
Masalva
$1,536 por noche
LUXEVilla entero
Villa Belya
$1,277 por noche
LUXEVilla entero
Villa DKZ - Dar Kounouz
$755 por noche
LUXEVilla entero
Villa Grace
$994 por noche
LUXEVilla entero
Villa Adnaa
$1,577 por noche
LUXEVilla entero
Villa Acqua
$2,121 por noche

Todo sobre Marrakesh

¿Estás planeando una escapada a Marrakech? A continuación te contamos todo lo que necesitas saber.

Marrakech es un destino único. Este antiguo centro económico donde se comerciaban bienes procedentes del subcontinente mediterráneo y africano es hoy una ciudad fascinante donde oleadas de gente se agolpan en un torbellino de sonidos y colores. Los cuentacuentos, encantadores de serpientes y puestos de comida de la plaza principal, Jemaa el Fna, llenan el aire nocturno de aromas y melodías. Al ponerse el sol, una delicada luz naranja parece iluminar los muros de la medina desde el interior. Los hamanes, los tranquilos riads y la ceremonia del té de menta son un auténtico respiro frente al frenesí de las calles de Marrakech, que a veces puede resultar abrumador.

Lo mejor es visitarla en primavera u otoño, cuando las temperaturas son más agradables. En pleno verano, el calor puede resultar sofocante y robarte la energía que necesitas para explorar esta ciudad tan fascinante.

Si es la primera vez que vienes a Marrakech, recuerda que aquí el ritmo de vida es diferente, así que quizá necesites un tiempo para adaptarte. Con un poco de paciencia, pronto te harás a las dinámicas de la ciudad y a sus costumbres.

De compras por los zocos

Durante tu viaje, dedica una tarde a serpentear por las callejuelas del zoco, que está repleto de puestos de alfombras, especias, cerámica y otras maravillas. Enormes faroles de metal, babuchas de cuero, elegantes bolsos de playa... ¿Qué recuerdos quieres llevarte a casa? La calidad varía de unos puestos a otros, por lo que conviene comparar las distintas opciones antes de decidirse.

En los zocos lo habitual es regatear. ¡Que no te dé vergüenza proponer un precio cuando un vendedor te pregunte! Pero recuerda: si acepta el importe que le hayas dicho, tendrás que comprar el producto. Una vez negociado el precio, está muy mal visto echarse para atrás.

Visita el jardín Majorelle

Si quieres descansar un poco del ritmo frenético de la medina, dedica un par de horas a pasear por el jardín Majorelle, en la nueva Marrakech. Diseñado y plantado por el paisajista francés Jacques Majorelle en los años 30, este pequeño oasis sorprende por su increíble colorido. Las paredes de color azul brillante, los tiestos de arcilla y los detalles amarillos contrastan con el delicado tono verde de los nenúfares, los cactus y los sauces llorones.

En 1980, el diseñador francés Yves Saint Laurent impidió que el jardín se convirtiera en un complejo hotelero. Para lograrlo, se mudó con su compañero a la villa que alberga y devolvió a este paraíso su antiguo esplendor. Cuando lo visites, recorre sus senderos; admira los bonitos complementos de marroquinería que se venden en la tienda; siéntate en la cafetería, a la sombra de un árbol, para saborear un rico té de menta... y enamórate de la naturaleza que te rodea.

Descubre la plaza de Jemaa el Fna

Bajo el sol de mediodía, cuesta entender por qué la plaza Jemaa el Fna es el corazón de Marrakech; al caer la noche es cuando empieza a cobrar vida. Los lugareños llevan siglos reuniéndose aquí para contar historias, escuchar música, comer en los puestos callejeros y pasar tiempo juntos. Si te apetece vivir una experiencia única, siéntate en uno de los puestos de comida. Si no, tómate un té de menta en una terraza que dé a la plaza y contempla el espectáculo.

Haz una escapada a Uarzazat

Situada a la sombra de la cordillera del Atlas, Uarzazat parece fundirse con el desierto del Sáhara, con el que linda. Sus paredes rosas y sus noches estrelladas la convierten en un destino inolvidable. Durante siglos, este lugar fue un punto de encuentro y de comercio para las tribus del Atlas. Sin embargo, la ciudad debe su aspecto actual a los franceses, que en los años 20 la construyeron para establecer un cuartel en ella. Uarzazat es, además, el punto de partida de las excursiones al Sáhara.

Descubre villas para unas vacaciones de lujo en Marrakech

Villas en la medina

Marrakech es una ciudad de contrastes, y la medina es un buen ejemplo de ello. Basta con atravesar una puerta para dejar atrás sus bulliciosas calles y sumirse en el silencio del patio de un tranquilo riad, donde el único sonido perceptible será el que haga el té de menta que servirán para darte la bienvenida. El concepto del riad solo existe en Marruecos. En sus orígenes, esta palabra significaba «jardín», pero hoy se usa para designar una antigua vivienda familiar distribuida en torno a un patio que se ha convertido en una casa de invitados con un número reducido de dormitorios. Muchos ofrecen desayuno y cena e incluso cuentan con un hamán donde podrás completar el ritual esencial de limpieza y purificación. Otros también tienen piscina para refrescarse después de explorar la ciudad durante todo el día. Si te alojas en una de las villas que Luxury Retreats ofrece en la medina de Marrakech, estarás en el centro de la acción sin renunciar al lujo y el descanso.

La Palmeraie y más allá

La Palmeraie es un tranquilo oasis situado a las afueras de Marrakech, donde cientos de miles de palmeras datileras cubren una superficie de más de 140 km² en compañía de olivos y árboles frutales. Las villas de lujo disponibles en La Palmeraie están muy cerca de varios complejos exclusivos como el de Nikki Beach, pues en esta región viven la mayoría de los ciudadanos ricos del país. Si quieres jugar al golf durante tu estancia en Marrakech, aquí encontrarás algunas opciones excelentes como Palm Golf. Diseñado por el famoso Robert Trent Jones Sr., este club tiene un campo exigente con unas vistas preciosas de la cordillera del Atlas.